El Escudo posee una forma oval, con su campo dividido en dos cuarteles:

  • El superior azul representa la Justicia, la Verdad, la Lealtad y la Fraternidad.
  • El inferior blanco, símbolo de Pureza, Fe, Hidalguía, Integridad, Firmeza y Obediencia.

En el cuartel inferior, dos brazos entrelazan sus manos, representando la unión fraternal de los hombres y los pueblos que por entonces eran las provincias unidas del Río de la Plata son las que sostienen una pica, símbolo de la Autoridad, el Mando, la Dignidad y la Soberanía, en cuyo extremo se ubica un gorro frigio (con caída a la izquierda lo que le da una atribución jacobina) que representa la Libertad, la Igualdad y el Sacrificio.

A ambos lados del Escudo, se encuentran dos guías de laurel, como símbolo de Victoria y de Gloria, unidos por debajo con un lazo de cinta con los colores nacionales. En la parte superior, un sol naciente, en oro, que representa la Verdad, la Majestad y la Prosperidad.

La forma elíptica del Escudo se corresponde a la vista de una cabeza humana desde arriba. Además, existe una división perfecta entre los colores celeste y blanco que simbolizan a la Bandera Argentina.

El Escudo Nacional Argentino.
El Escudo Nacional Argentino.

Aquí podés ver las partes del Escudo:

 

Las partes del escudo Nacional Argentino.
Las partes del Escudo Nacional Argentino.

Historia del Escudo Argentino

El Escudo Nacional Argentino es uno de los primeros símbolos patrios de los países de América y fue creado a partir de un pedido explícito de la Asamblea del Año 1813 al diputado por San Luis, don Agustín Donado, para la creación de un escudo que les permitiera firmar los escritos del gobierno ya que hasta entonces se utilizaba el de las armas reales de España. Además de la necesidad de la firma, el gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata necesitaba crear una moneda nacional y el escudo le iba a permitir diferenciarse de las demás monedas.

Increíblemente no se sabe el verdadero autor del escudo, de hecho todavía se debate su creación al tallador Rivera, a un artista de Perú llamado Isitro Antonio de Castro, a Bernardo de Monteagudo o incluso al mismísimo diputado Donado.

Lo que sí se sabe es que el legado que dejaron es de uno de los escudos más bellos del mundo.

Comentarios