Los animales ovovivíparos son aquellos que ponen huevos, pero éstos permanecen dentro de la hembra hasta que el embrión está completamente desarrollado.

La reproducción de estos animales es de carácter sexual, donde existe un macho que deposita esperma dentro del aparato reproductor de la hembra, para realizar la fecundación y la creación de un embrión.

En este tipo de reproducción, la madre no intercambia sustancias con el embrión, excepto el intercambio de gases. Es decir, que los animales ovovivíparos no proporcionan nutrición a sus crías a través de una placenta (como es el caso de los animales vivíparos) sino que el embrión recibe la nutrición del huevo.

La eclosión del huevo puede producirse inmediatamente antes del parto o inmediatamente después de la puesta. En algunos animales ovovivíparos, las crías nacen en forma de larva y se transforman fuera del cuerpo de la hembra.

Los ovovivíparos tienen aspectos en común tanto con los ovíparos (la nutrición del embrión depende  de las reservas del huevo) como con los vivíparos (el desarrollo se produce dentro de la madre, quien facilita un ambiente muy adecuado).

Son ovovivíparos la mayoría de los tiburones, algunos peces y reptiles (como las serpientes), y diversos invertebrados.

Las serpientes son animales ovovivíparos.
Las serpientes son animales ovovivíparos.

 

Comentarios