Las funciones principales de la sangre son:

  • Función de transporte: la sangre transporta el oxígeno desde los pulmones hacia el resto del organismo, el dióxido de carbono desde todas las células hacia los pulmones, los nutrientes (como glucosa, aminoácidos, lípidos y sales minerales) desde el hígado hacia todas las células del cuerpo, y las hormonas, o esa las secreciones de las glándulas endócrinas.
  • Función de defensa: la sangre defiende el organismo de infecciones, causadas por bacterias u otros microorganismos patógenos, gracias a las células de defensa o glóbulos blancos.
  • Función de coagulación: la sangre, gracias a las plaquetas, crea un coágulo en las heridas internas y externas del organismo, para detener así la hemorragia.
  • Función de regulación: la sangre mantiene en equilibrio el agua y los iones del organismo, así como también la temperatura corporal.
Plaquetas actuando en el proceso de coagulación.
Plaquetas actuando en el proceso de coagulación.

¿Qué es la sangre?

La sangre es un tejido líquido que circula por todo el organismo a través de los vasos sanguíneos, como las arterias, las venas y los capilares.

Está compuesta por una parte líquida, llamada plasma, y una parte sólida, formada por las células sanguíneas, que son los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. El plasma constituye el 55% del volumen de sangre y las células sanguíneas el 45% restante. Un adulto tiene entre 4,5 y 6 litros de sangre, el 7% de su peso.

La sangre está compuesta por glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas; además de plasma.
La sangre está compuesta por glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas; además de plasma. 

 

Comentarios