¿Cuál es el fruto del roble?

El fruto del roble es la bellota.

El roble

Fotografía de una bellota de roble.
Fotografía de una bellota de roble.

Características principales del roble

Lo primero que se suele pensar sobre esté árbol, es que el roble es una obra de la naturaleza que goza de un gran tamaño, con la capacidad de poder superar hasta los 40 metros de altura.

En cuanto a su copa, destaca por ser muy amplia, un tronco que pese a ello es corto, pero simultáneamente grueso, acompañado por un color grisáceo o blanquecino, unas ramas gruesas y tortuosas, hojas caducas (que caen en otoño) con el haz de color verde más bien oscuro y el envés algo más azulado, flores de color amarillo-verdoso dispuestas en amentos colgantes, y frutos de forma ovalada -llamados bellotas- que maduran en septiembre y caen en octubre.

Las bellotas, el fruto de los robles

Respecto a las bellotas hay que mencionar que se trata de un tipo de fruto seco, que se caracteriza por contar con una envuelta dura o cáscara, de color marrón brillante cuando están maduros, que en el árbol aparecen generalmente en solitario (rara vez en parejas).

Un ejemplar de roble.
Un ejemplar de roble.

Zonas de crecimiento de los robles

Generalmente se puede asociar espacios en los que se identifiquen características de las zonas húmedas y templadas, como las más propicias para el crecimiento de los robles, por lo que es un árbol muy característico del clima atlántico. Su crecimiento es poco rápido, a menos que se presenten unas condiciones particulares muy favorables; crece hasta los 200 años y puede alcanzar fácilmente los 600 años.

Los robles producen bellotas -de forma abundante- desde los 20 años de edad. Existen algunas excepciones en las que el roble no comienza a producir bellotas hasta los 50 años. Sin embargo, cuando comienzan producirán miles de bellotas durante el otoño y la cantidad aumentará cada año.