La cadena alimenticia, conocida también como cadena trófica, básicamente se trata de las relaciones alimenticias que existen entre lo que sería productores, consumidores y descomponedores. Para decir esto de una forma mucho más sencilla, básicamente la idea de la cadena alimenticia es reflejar quién se come a quién, esto significa que un ser vivo se alimenta de otro ser vivo que precede en la cadena y a la vez este hace lo mismo con el que sigue.

En pocas palabras podemos decir que se trata de una corriente de energía la cual inicia con la fotosíntesis y luego se transfiere de un organismo hacia el otro todo gracias a la nutrición, en pocas palabras la cadena comienza con los vegetales que son fotosintéticos, estos son capaces de crear materia viva partiendo de la inerte, de esta manera a estos se los denomina productores.

Luego están los animales que se alimentan de los productores y estos se los conoce como primarios, para luego llegar hasta los consumidores secundarios o carnívoros.

Dentro de la cadena hay varios eslabones: el primer eslabón corresponde a los vegetales, que son los productores, aquellos que fabrican su propio alimento sintetizando sustancias orgánicas a partir de sustancias inorgánicas que toman del aire, del suelo y la energía solar; en el siguiente eslabón se encuentran los consumidores, que se alimentan de los productores, siendo consumidores primarios los que se alimentan de los vegetales, secundarios los que se alimentan de otro animal (carnívoros) y terciarios los que se alimentan de vegetales y animales (omnívoros); y por último, para cerrar la cadena, aparecen las bacterias y hongos que son los descomponedores, éstos actúan sobre los organismos muertos, degradan la materia orgánica y la transforman nuevamente en materia inorgánica devolviéndola al suelo (nitratos, nitritos, agua) y a la atmósfera (dióxido de carbono).

(Un ejemplo de cadena alimenticia)

Comentarios