Las lombrices se alimentan de animales y vegetales en descomposición.

La lombriz de tierra ingiere la materia orgánica y facilita su descomposición.
Una lombriz de tierra.

Las lombrices ingieren diariamente una cantidad de comida equivalente al 90% de su propio peso y excretan entre el 50 y 60% transformado en humus, un excelente abono orgánico rico en nutrientes para el suelo y las plantas, además de contener hongos y bacterias beneficiosas, mejorar la retención de agua y poseer un PH neutro.

Características de las lombrices

Las lombrices de tierra son anélidos que habitan en suelos pantanosos y húmedos, donde se encuentra gran cantidad de materia orgánica. Tienen forma de gusano alargado, con cuerpo cilíndrico dividido en segmentos o metámeros. Miden de 5 a 30 cm de largo, pesan entre 1 y 1,5 gramos, y son de color rosa, marrón o marrón-rojizo.

Pasan la mayor parte del día debajo de la tierra, donde excavan galerías en busca de materia orgánica de la cual alimentarse. Las galerías que las lombrices excavan en la tierra son muy beneficiosas para las plantas, ya que renuevan el aire del suelo volviéndolo así más fértil.

Para alimentarse, las lombrices succionan la tierra rica en materia orgánica a través de su boca. Como carecen de dientes, la tierra ingerida pasa directamente a la faringe, el esófago y de ahí al buche, donde se almacena, y posteriormente se vacía poco a poco en la molleja, donde el alimento se tritura en partículas pequeñas para su mejor digestión. El alimento pasa luego al intestino, donde es digerido y se absorben los nutrientes. El alimento no digerido, junto con la tierra, es excretado a través del ano (lo que se conoce como humus).

Partes del cuerpo de una lombriz de tierra.
Partes del cuerpo de una lombriz de tierra.

 

 

Comentarios