Las langostas son animales herbívoros que se alimentan principalmente de hierba, pero pueden comer hojas de cualquier planta. Algunas especies comen, además, frutas, insectos y hasta otras langostas cuando el alimento escasea.

Langosta comiendo una hoja.
Langosta comiendo la hoja de una planta.

Las langostas seleccionan muy bien su alimento antes de consumirlo, probándolo con sus antenas, que están dotadas de papilas gustativas. Cuando encuentra de qué alimentarse, una langosta puede comer cada día el equivalente a su peso en alimento.

Características de las langostas

Las langostas -conocidas también como saltamontes o chapulines- son insectos que viven en una gran variedad de hábitats, desde desiertos hasta selvas. Poseen cuerpo alargado, cabeza triangular, ojos saltones (generalmente del mismo color que el cuerpo), un par de antenas, dos pares de alas y tres pares de patas. Las langostas adultas miden entre 3 y 13 cm, y las hembras suelen ser mayores que los machos. Presentan una gran variedad de colores, como el verde, amarillo, naranja, rojo, marrón, gris, negro o con manchas de diferentes tonalidades.

Una langosta muy colorida.
Una langosta de diferentes colores.

Las langostas son animales diurnos, es decir, que andan durante el día. Al llegar la noche, buscan refugio para descansar. Luego cuando comienza la mañana, las langostas necesitan estar unas horas al sol para poder estar activas.

A pesar de que disponen de alas, las langostas no vuelan mucho. Se caracterizan por su gran habilidad para migrar de un lugar a otro y por su rápida reproducción, llegando a formar devastadoras plagas que pueden terminar con la vegetación de grandes extensiones de terreno. La habilidad para migrar sólo la obtienen cuando se juntan grandes grupos de individuos de una misma especie, ya que genera que liberen las feromonas que activan el crecimiento de las alas. Las langostas jóvenes son incapaces de volar hasta que se convierten en adultos.

Migración de langostas.
Migración de langostas.

 

Comentarios