Los mosquitos se alimentan de néctar, savia y jugos de frutas, ricos en azúcares. Las hembras, además, necesitan alimentarse de sangre para desarrollar los huevos y reproducirse. Por lo tanto, únicamente los mosquitos hembra pican.

Mosquito alimentándose del néctar de una flor.
Mosquito alimentándose del néctar de una flor.

Características de los mosquitos

Los mosquitos son pequeños insectos voladores que habitan en cualquier parte del mundo, principalmente donde hay mayor concentración de agua debido a que allí depositan sus huevos. Poseen cuerpo alargado y estrecho, cabeza pequeña, ojos compuestos, un par de antenas y alas, y tres pares de patas largas y delgadas. Las hembras poseen un aparato bucal largo, para perforar y succionar la sangre; los machos, en cambio, tienen un aparato bucal más rudimentario.

Estos insectos pasan por cuatro fases durante su vida: huevo, larva, pupa y adulto. Después del apareamiento, la hembra debe ingerir sangre de un humano o animal. La ingesta de sangre estimula la producción de huevos y suministra los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Hembra de mosquito ingiriendo sangre.
Hembra de mosquito ingiriendo sangre.

Con cada ingesta de sangre, la hembra produce de 100 a 200 huevos. Estos huevos son depositados, ya sea en forma única o como racimo, en una superficie de agua. El tiempo de desarrollo de huevo a mosquito adulto es de 10 a 14 días.

Larvas de mosquito en el agua.
Larvas de mosquito en el agua.

Los mosquitos tienen una vida media de entre 10 y 15 días, aunque algunas especies apenas llegan a vivir cuatro días y otras pueden prolongar su longevidad hasta el mes. La vida de los mosquitos depende en gran medida de la temperatura: cuanto más alta, menos viven.

Comentarios