Para obtener energía, los organismos realizan dos tipos de metabolismo: con oxígeno y sin oxígeno.

Los organismos que utilizan el oxígeno para realizar su metabolismo se llaman aerobios o aeróbicos. Ejemplo de ellos son los animales y las plantas, que no sobreviven sin oxígeno.

Por el contrario, los organismos que no utilizan oxígeno para realizar su metabolismo se llaman anaerobios o anaeróbicos.

Tipos de organismos anaerobios

Existen dos tipos de organismos anaerobios: estrictos y facultativos.

Los organismos anaerobios estrictos son aquellos que no logran completar su desarrollo ni sobrevivir si en su entorno hay oxígeno. Por tal motivo, estos organismos habitan en las profundidades de la corteza terrestre y del mar, en los intestinos de los animales y el hombre, o en el material en descomposición del suelo. Ejemplos de estos organismos son las bacterias causantes del tétano o los gusanos intestinales (como la tenia), entre otros.

Tenia o solitaria, un gusano intestinal que forma parte de los organismos anaerobios
Tenia o solitaria, un gusano intestinal que forma parte de los organismos anaerobios estrictos.

Los organismos anaerobios facultativos, en cambio, son aquellos que logran crecer y desarrollarse ya sea en presencia de oxígeno como en ausencia de él. Estos organismos pueden desarrollar un metabolismo respiratorio (usando el oxígeno presente) o fermentativo (en ausencia de oxígeno). Ejemplos de este tipo de organismos son las bacterias Escherichia coli o Salmonella, los hongos unicelulares que provocan la fermentación alcohólica de la glucosa y las bacterias como las que producen la fermentación láctea, entre tantos otros.

Bacteria Escherichia coli, uno de los organismos anaerobios facultativos
Bacteria Escherichia coli, uno de los organismos anaerobios facultativos.

Comentarios