¿Qué comen las serpientes?

La serpiente es un animal carnívoro, que traga a sus presas enteras. Normalmente se alimenta de anfibios (ranas y sapos), otros reptiles (pequeños lagartos y otras serpientes), aves, peces y mamíferos (roedores, sobre todo ratones). También pueden alimentarse de insectos, lombrices, huevos de diferentes seres vivos, caracoles y babosas.

La digestión de la serpiente

Las serpientes, luego de consumir una comida abundante, tratarán de buscar un lugar para estar tranquilas y digerir esta comida; tienen que conservar la energía para que su cuerpo pueda digerir adecuadamente los alimentos. Este proceso de digestión, puede durar días y hasta incluso varios meses, por esto, algunas especies de serpientes sólo se alimentan unas pocas veces al año. Si una serpiente se siente amenazada puede vomitar la comida para ser capaz de moverse y escapar; si son capaces de escapar van a regresar y consumirán por segunda vez ese alimento.

Serpiente comiendo un sapo.
Serpiente comiendo un sapo.

Principales características de las serpientes

Las serpientes carecen de patas exceptuando la serpiente pitón que con el paso del tiempo ha desarrollado pequeñas extremidades, también se les llama ofidios, poseen un cuerpo alargado. Suelen habitar en todos los continentes del planeta Tierra (menos en la Antártida). Australia posee las 10 serpientes más mortíferas en todo el mundo.

De acuerdo a cada especie, poseen características que las diferencian unas de otras. Existen serpientes constrictoras y venenosas, pero con el mismo nivel de peligrosidad. Las serpientes venenosas suelen inmovilizar a sus víctimas a través de la sustancia venenosa, por ejemplo la cobra.

La serpiente más larga es la cobra real, llegando a medir más de 5 metros de largo y representa la serpiente más larga y venenosa del planeta. Una potente constrictora es la pitón reticulada, que puede llegar a medir unos 10 metros de longitud, colocándola en el primer lugar de las serpientes de su género.

La piel de la serpiente

Escaman forman su brillante piel, estas le sirven para no resbalar y aferrarse a las superficies. Periódicamente mudan completamente la piel. Es de suma importancia realizar la muda de la piel, para regenerarla de posibles daños y para desprenderse de parásitos exteriores.

Esqueleto

Pueden llegar a tener unas 200 vértebras, la mandíbula está unida a su cráneo de forma ligera y tiene músculos fuertes que le facilitan abrirla fácilmente para devorar presas enteras.