Las cebras son animales herbívoros que se alimentan de hierba tosca, hojas y brotes. También comen corteza de árboles y ramitas.

Cebra alimentándose de hierba tosca.
Cebra alimentándose de hierba tosca.

Características de las cebras

Las cebras son mamíferos, de aspecto físico muy parecido a los caballos, que habitan en el este y sur de África. Tienen un cuerpo robusto, cubierto de un característico pelaje a rayas blancas y negras. Además, poseen cuello musculoso y grueso con una crin de pelos erectos, cabeza robusta, orejas grandes y redondeadas, patas largas y cola terminada en un mechón de pelos oscuros. Las cebras adultas llegan a medir 1,5 metros de alto y pesar aproximadamente unos 300 kilos. Su esperanza de vida en estado salvaje no suele superar los 25 años, mientras que en cautiverio pueden llegar a vivir un promedio de 40 años.

Son animales muy sociables, que viven en manadas compuestas por entre 10 o 20 individuos. Viviendo de esta forma, las cebras cooperan para cuidarse unas a otras. Cuando una cebra es atacada, el resto de la manada acude en su defensa.

En cuanto a la alimentación, las cebras comen principalmente durante la mañana y la tarde, descansando bajo los árboles en las horas de más calor (al mediodía). Se alimentan por lapsos de entre una y tres horas, durante las cuales las cebras se mantienen atentas a la posible presencia de depredadores como el león o las hienas.

Durante el día las cebras pueden recorrer unos 20 km o más en busca de alimento, volviendo generalmente a su punto de origen para descansar durante la noche. Aun así, las manadas de cebras hacen una migración anual mucho más importante, que coincide con la estación seca (en donde el alimento escasea), al igual que otros muchos mamíferos africanos, y que representa un movimiento de centenares de miles de animales a la vez hacia zonas más productivas en cuanto a la vegetación.

Manadas de cebras migrando.
Manadas de cebras migrando.

Comentarios