¿Cuáles son las figuras musicales?

Las siete figuras musicales son: redonda, blanca, negra, corchea, semicorchea, fusa y semifusa.

Las siete figuras musicales.
Figuras musicales.

¿Qué son las figuras musicales?

Las figuras musicales son signos gráficos que representan la duración de los sonidos.

Cuando las figuras musicales aparecen situadas en un pentagrama con clave establecida, determinan también la altura del sonido.

Las figuras musicales están compuestas de tres partes: cabeza, plica y corchete; aunque algunas figuras carecen de alguna de ellas.

 

partes-figura-musical

 

La forma gráfica de representar la duración de las notas musicales es mediante el color o la forma de la cabeza de la figura, la presencia o ausencia de la plica así como también la presencia o ausencia de corchetes con forma de ganchos.

Cuando varias figuras musicales con corchetes se sitúan de manera contigua, a menudo se presentan como un grupo, siendo sustituidos los corchetes por líneas que unen a todas las figuras del grupo.

Corcheas y semicorcheas en grupo.
Corcheas y semicorcheas en grupo.

A cada figura musical le corresponde un silencio, que es aquel signo representativo de la ausencia de sonido. Son por lo tanto signos musicales que tienen duración (la misma que la de su correspondiente figura), pero carecen de sonido.

Figuras musicales con sus respectivos silencios.
Figuras musicales con sus respectivos silencios.

Duración de las figuras musicales

Las figuras musicales tienen una duración determinada. Cada figura musical dura el doble de tiempo que la siguiente y la mitad de tiempo que la anterior. Así pues, la redonda dura 4 tiempos, la blanca 2 tiempos, la negra 1 tiempo, la corchea 1/2 tiempo, la semicorchea 1/4 tiempo, la fusa 1/8 tiempo y la semifusa 1/16 tiempo.

Origen de las figuras musicales

La escritura musical es el producto de un extenso proceso, entre los siglos VIII y IX se originó la primera manera de escritura musical, la cual es la que hoy en día se conoce como notación neumática. Sobre cada sílaba de un texto se colocaban unos signos elementales llamados neumas y estos se utilizaban para acordarse de la melodía que debía cantarse, la cual pertenecía a un repertorio conocido previamente. Alrededor del 1150 los neumas adoptaron un diseño más definido al cual se le llamó notación cuadrada.

Todo esto supuso un enorme progreso en la escritura musical, aunque no quedaba muy preciso el ritmo a adoptar; lo que hizo necesario la inclusión de la dimensión de tiempo. Entonces en el siglo XIII surgió la notación mensural, donde cada nota adquirió una forma según la duración.

Partitura en el año 1505

Al inventarse la imprenta en 1455 le dio un giro radical a la generalización de las partituras, desde aquel momento se hizo posible la duplicación de las partituras originales. A pesar de ello sólo una décima parte de la música escrita anterior al año 1600 se tiene en la actualidad, debido a que la impresión era demasiado costosa y complicada en aquel momento.

Comentarios