Nuestra cabeza – mejor conocida como “el esqueleto de la cabeza” – está formado por los huesos de la cara y los huesos del cráneo. Los huesos de la cara alojan a los órganos de los sentidos (los ojos, la nariz, los oídos y la boca) y prestan inserción a los músculos de la masticación y la mímica, mientras que los huesos del cráneo encierran y protegen al encéfalo (cerebro, cerebelo y protuberancia anular).

Por eso mismo nuestra cabeza es uno de los sistemas más complejos que tenemos, no es de extrañar que solamente la cara esté formada por 14 huesos y el cráneo por 8 huesos.

Huesos de la cara frontal.
Huesos de la cara frontal.

Los huesos de la cara son:

Maxilares superiores, maxilas o simplemente maxilares: son dos huesos cortos, de forma cuadrangular, situados en el centro de la cara. Sus bordes inferiores dan inserción a los dientes de la arcada superior. Contribuyen a la formación de las fosas nasales y las fosas orbitarias.

Maxilar inferior o mandíbula: es un hueso plano, central y simétrico, en forma de herradura, situado en la parte inferior y anterior de la cara. Su borde superior da inserción a los dientes de la arcada inferior.

Palatinos: son dos huesos cortos, de forma irregular, situados por detrás de los maxilares superiores, en la parte más posterior de la cara. Contribuyen a la formación de la bóveda palatina, de las fosas nasales, de las fosas orbitarias y de la fosa ptérigomaxilar.

Huesos cigomáticos o malares: son dos huesos cortos, de forma cuadrangular, situados en la parte más externa de la cara. Forman los pómulos y parte de las fosas orbitarias.

Huesos nasales: son dos huesos cortos, de forma cuadrangular, situados a cada lado de la línea media de la cara. Contribuyen a la formación de las fosas nasales.

Vómer: es un hueso irregular, de forma cuadrangular, situado en la línea media de la cara. Constituye la parte posterior del tabique nasal, que divide la nariz en las fosas nasales izquierda y derecha.

Cornetes inferiores: son dos huesos pequeños situados en la parte inferior de las fosas nasales, contribuyendo a su formación.

Lagrimales o unguis: son dos huesos pequeños, de forma cuadrangular, situados en la parte anterior de la cara interna de las fosas orbitarias. Contribuyen a la formación de las fosas orbitarias y las fosas nasales.

 

Comentarios