¿Cómo se clasifican los glóbulos blancos?

Los glóbulos blancos deben su clasificación a la composición de su núcleo y citoplasma. Existen dos grupos marcados en la clasificación de los glóbulos blancos: Granulocitos, con un núcleo poliforme y la presencia de gránulos en el citoplasma, y Agranulocitos, que cuentan con un núcleo redondeado y la ausencia de gránulos citoplasmáticos.

Los glóbulos blancos

Los glóbulos blancos, también llamados leucocitos, son las células sanguíneas encargadas de la defensa del organismo contra sustancias extrañas o agentes infecciosos. Un adulto normal tiene entre 4.500 y 11.500 glóbulos blancos por mm³ de sangre.

La presencia de glóbulos blancos en la sangre es vital ya que estas son las encargadas de la defensa de nuestro organismo frente a agentes extraños que tratan de alojarse en cualquiera de los tejidos e ingresan a través de la sangre. Tienen origen en la médula ósea y tienen presencia en todos los tejidos del organismo sin excepción.

Imagen de un glóbulo blanco.
Imagen de un glóbulo blanco.

Clasificación de los glóbulos blancos

Según las características de su núcleo y citoplasma, los glóbulos blancos se clasifican en:

Granulocitos

Poseen un núcleo polimorfo -de varias formas- y numerosos gránulos en su citoplasma. Existen tres tipos de granulocitos:

  • Neutrófilos: Su valor normal es entre 2.500 y 7.500 por mm³ de sangre. Se encargan de fagocitar sustancias extrañas (bacterias, agentes externos, etc.) que entran en el organismo.
  • Basófilos: Su conteo normal es de 0,1 a 1,5 por mm³ de sangre. Segregan sustancias como la heparina, de propiedades anticoagulantes, y la histamina que estimula el proceso de la inflamación.
  • Eosinófilos: Su valor normal es entre 50 y 500 por mm³ de sangre. Su cantidad aumenta en enfermedades producidas por parásitos, en las alergias y en el asma.

Agranulocitos

Pun núcleo redondeado y carecen de gránulos en su citoplasma. Existen dos tipos de agranulocitos:

  • Monocitos: Su conteo normal es de 150 a 900 por mm³ de sangre. Su cantidad aumenta en infecciones originadas por virus o parásitos, así como también en algunos tumores o leucemias.
  • Linfocitos: Su valor normal es entre 1.300 y 4.000 por mm³ de sangre. Su cantidad aumenta en infecciones virales y cáncer, pudiendo disminuir en inmunodeficiencias.