Las partes que forman el corazón son:

  • Vena cava superior: que recibe la sangre de las extremidades superiores y la cabeza.
  • Vena cava inferior: que recibe la sangre procedente del tórax, el abdomen y las extremidades inferiores.
  • Aurícula derecha: cavidad que recibe, de las venas cavas, la sangre pobre en oxígeno, y la impulsa al ventrículo derecho.
  • Válvula tricúspide: que permite el paso de la sangre pobre en oxígeno desde la aurícula derecha al ventrículo derecho, e impide el reflujo.
  • Ventrículo derecho: cavidad que recibe la sangre pobre en oxígeno de la aurícula derecha y la impulsa hacia la arteria pulmonar.
  • Arteria pulmonar: que lleva la sangre pobre en oxígeno desde el ventrículo derecho hacia los pulmones.
  • Venas pulmonares: que llevan al corazón la sangre que se ha oxigenado en los pulmones.
  • Aurícula izquierda: que recibe la sangre oxigenada de los pulmones, a través de las venas pulmonares, y la impulsa al ventrículo izquierdo.
  • Válvula mitral: que permite el paso de la sangre oxigenada desde la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo, e impide el reflujo.
  • Ventrículo izquierdo: que recibe la sangre oxigenada de la aurícula izquierda y la impulsa a la arteria aorta.
  • Arteria aorta: que recibe la sangre oxigenada del ventrículo izquierdo y la distribuye, a través de sus ramificaciones, por todo el cuerpo.
Las partes del corazón humano.
Las partes del corazón humano.

¿Qué es el corazón?

El corazón es un órgano muscular hueco situado en el interior del tórax, entre ambos pulmones, cuya función es bombear la sangre hacia todo el organismo.

Ubicación del corazón.
Ubicación del corazón.

Se encuentra dividido por un tabique en dos partes totalmente independientes: la parte derecha y la parte izquierda. Ambas partes poseen dos cavidades, una superior llamada aurícula y otra inferior llamada ventrículo. Las aurículas son cámaras de recepción, que envían la sangre que reciben hacia los ventrículos, que funcionan como cámaras de expulsión.

El corazón bombea la sangre de forma continua, mediante dos movimientos, la sístole y la diástole. Durante la sístole, el corazón se contrae, por lo que la sangre sale del corazón a través de los ventrículos hacia las arterias. Durante la diástole, el corazón se relaja y expande, por lo que la sangre ingresa al corazón por medio de las venas hacia las aurículas.

Comentarios