La fecundación es el proceso por el cual los gametos masculinos (espermatozoides) se unen a los gametos femeninos (óvulos) para dar origen al cigoto, el cual se desarrollará hasta formar otro individuo.

Óvulo siendo fecundado por un espermatozoide.
Óvulo siendo fecundado por un espermatozoide.

La fecundación puede ser de dos tipos:

EXTERNA: se realiza fuera del organismo materno, es decir en el medio ambiente. Esta fecundación es característica de la mayoría de los animales acuáticos y algunos terrestres como anfibios y ciertos insectos. Para que se produzca la fecundación, la hembra libera en el agua sus gametos (óvulos) y cuando el macho los encuentra, los rocía con sus espermatozoides. De esta manera, los óvulos son fecundados, lo que da origen a nuevos individuos. Una vez que se produce la fecundación, los huevos se desarrollan flotando en el agua o bien pueden descender hasta el fondo y fijarse, pero la mayoría de ellos no llega a la etapa final ya que sirven de alimento a otros animales. La manera de asegurar la supervivencia en la fecundación externa es que se liberen grandes cantidades de gametos, para que así un porcentaje de los huevos fecundados pueda sobrevivir a los depredadores.

Fecundación externa de los peces.
Fecundación externa de los peces.

INTERNA: se produce dentro del organismo materno. Este tipo de fecundación ocurre en el hombre, en la mayoría de los animales terrestres y en algunos acuáticos. Para que se produzca la fecundación, el macho deposita los espermatozoides dentro del aparato reproductor femenino, fecundando de esta manera al óvulo, lo que da origen a un nuevo ser. Una vez que se produce la fecundación, el huevo fecundado se desarrolla: dentro del organismo materno (vivíparos); fuera del organismo materno, es decir dentro de un huevo (ovíparos); o una parte dentro del organismo materno y otra parte fuera del organismo materno (ovovivíparos).

Fecundación interna de animales ovíparos.
Fecundación interna de animales ovíparos.

 

Comentarios