Los músculos son los órganos que se encargan de la movilidad y estabilidad del cuerpo. Están formados por fibras musculares, que responden a impulsos nerviosos (voluntarios o involuntarios) contrayéndose y relajándose, generando de esta manera la movilidad del cuerpo.

HAY TRES TIPOS DE MÚSCULOS:

Estriados, esqueléticos o voluntarios: son los músculos que están unidos a los huesos, por medio de los tendones. Son los encargados del movimiento del esqueleto, y del mantenimiento de la postura o posición corporal. Están formados por fibras que poseen franjas (estrías) horizontales, que se contraen de forma rápida y voluntaria. Este tipo de músculo es el más abundante, llegando a ser el 40% del peso corporal, aproximadamente.

Tejido muscular estriado.
Tejido muscular estriado.

Lisos, viscerales o involuntarios: son los músculos que recubren las paredes de las vísceras, contribuyendo al funcionamiento de las mismas. Se los llama lisos porque sus fibras no presentan estrías. A diferencia de los músculos estriados, éstos son controlados por el sistema nervioso autónomo, y no por el individuo, es por esto que también se los conoce bajo el nombre de involuntarios. Además, su contracción es mucho más lenta con respecto a los músculos estriados.

Tejido muscular liso.
Tejido muscular liso.

Cardíaco o miocardio: son los músculos que recubren las paredes del corazón, permitiendo que se realicen las contracciones rítmicas y potentes que fuerzan a la sangre hacia el exterior de este órgano. Este músculo presenta características especiales, ya que se podría decir que su estructura es estriada, pero su contracción es involuntaria. Además, este músculo, a diferencia del estriado y del liso, requiere de uno a cinco segundos para volver a contraerse.

Tejido muscular cardíaco.
Tejido muscular cardíaco.

Comentarios