La cría del caballo se llama potro o potrillo si es macho, y potra o potranca si es hembra.
Un caballo y su potrillo.
Un caballo y su potrillo.

Como todos los mamíferos, los caballos son animales vivíparos: la cría se desarrolla dentro del vientre de la madre, se alimenta de ella y al completar su desarrollo, nace. Los caballos paren una única cría, luego de un período de gestación de 11 meses aproximadamente; aunque se han reportado nacimientos gemelares que muchas veces son abortados por insuficiencia placentaria, algo que se da en yeguas de edad avanzada. La cría nace con un peso aproximado de entre 45 y 50 kilos, esto representa el 10% de su peso total de adulto.

La mayoría de las crías nacen en la primavera, por la noche, cuando es poco probable que el rebaño esté en movimiento y la comida es abundante. Normalmente la cría se levanta a amamantar unos cuantos minutos después de haber nacido. El potrillo es amamantado durante los primeros 6 a 8 meses de vida, luego de lo cual comienza a ingerir alimentos sólidos.

Una yegua amamantando a su potrillo.
Una yegua amamantando a su potrillo.

Las crías comienzan la etapa reproductiva con la pubertad, a los 15-24 meses en las hembras y a los 14-18 meses en los machos. Si bien durante ese tiempo los caballos pueden reproducirse, recién alcanzan la madurez sexual a los 4 años de edad. La vida sexual de los caballos es prolongada y puede superar incluso los 15 años en las hembras, mientras que en los machos dura toda la vida.

Comentarios