¿Qué comen los osos pandas?

El oso panda, a pesar de ser un animal carnívoro, no se alimenta como tal. Su principal fuente de alimento es el bambú, hasta un 99%.

Al ser carnívoro, su intestino no está preparado para digerir la celulosa del bambú, por eso necesita consumir hasta 40 kg de bambú por día (de los que 23 kg son defecaciones) tarea que puede ocuparle hasta 14 horas.

Oso panda comiendo bambú.
Oso panda comiendo bambú.

También puede llegar a consumir otras plantas herbáceas, como colas de caballo, gencianas, lirios de montaña o crocus, además de pequeños roedores, peces, huevos e insectos.

En cautiverio su dieta consiste en bambú, caña de azúcar, papilla de arroz, galletas especiales con alto contenido de fibras, zanahoria, manzana y batata.

Características del oso panda

El oso panda -también conocido como oso gigante- es un mamífero que habita en las regiones montañosas del centro de China, concretamente donde crece el bambú. Posee cuerpo robusto, cabeza grande y aplanada, ojos pequeños y rasgados (como los felinos), orejas redondas, hocico alargado, cola pequeña, y patas grandes y robustas provistas de garras. El pelaje es largo y denso, de color blanco y negro. Aunque parezcan de mayor tamaño, los osos pandas miden de 1,2 a 1,8 metros y pesan entre 70 y 125 kilos.

Es un animal preferentemente de hábitos nocturnos y crepusculares, aunque no es raro verlo activo de día. Normalmente es solitario, aunque mantiene una cierta relación con sus congéneres cercanos. Es de carácter tímido y raramente agresivo, sólo muestran violencia las hembras si ven en peligro a su cachorro o si su territorio es invadido.

Oso panda solitario arriba de un árbol.
Oso panda solitario en un árbol.

Los pandas suelen delimitar su territorio con orina, hedores y marcas de garras; así evitan enfrentamientos entre ellos. La comunicación entre los pandas es básicamente olfativa y más raramente acústica. A diferencia de otros osos, los pandas no hibernan ni construyen cuevas permanentes. Se refugian en cavidades del terreno, agujeros de rocas y huecos de grandes árboles.

Generalmente, los pandas viven entre 15 y 20 años en estado salvaje. Mientras que en cautiverio la esperanza de vida aumenta hasta los 30 años. Lamentablemente los pandas están en peligro de extinción debido a la baja natalidad, la alta mortalidad infantil y la destrucción de su ambiente natural.

 

 

Comentarios