¿Qué comen las luciérnagas?

Las luciérnagas sólo se alimentan durante la fase de larva.

Alimentación de las luciérnagas

Las larvas de luciérnagas viven en el suelo (debajo de la corteza de los árboles) o en lugares pantanosos, sitios en los que dedican buena parte de su tiempo para alimentarse principalmente de caracoles y babosas y, a veces, de lombrices de tierra e insectos pequeños vivos o muertos.

Alimentación
(Larva de luciérnaga comiendo un caracol)

Después de localizar la presa

Una vez que las larvas han localizado su presa, se montan sobre ella y la inmovilizan asestándole un mordisco con su poderosa mandíbula, con lo cual le introducen un jugo secretado por el intestino de la larva que, además de paralizar a la presa, rompe y digiere sus tejidos, convirtiéndolos en una papilla que puede ser fácilmente succionada por las larvas. Durante su desarrollo, una larva de luciérnaga puede llegar a comer más de setenta caracoles o babosas.

Las luciérnagas adultas no comen

Entre los datos más curiosos que no todos saben sobre este particular insecto, se destaca el hecho que las luciérnagas adultas no se alimentan, motivo por el cual durante su fase como larva se dedican exclusivamente a guardar la mayor cantidad de alimento que les es posible, ya que posteriormente van a vivir de esas reservas de alimento que han ido acumulando durante su vida larval.

Alimentación externa y reproducción

Ahora bien, de acuerdo con algunos observadores, en ocasiones muy extrañas, pero que sí pueden llegar a presentarse, es posible ver en ocasiones a las luciérnagas ingiriendo pequeñas cantidades de polen y de néctar para complementar la alimentación durante este estado posterior a su fase como larva.

En cuanto a los machos adultos suelen vivir muy poco tiempo, considerando que la mayoría van a terminar por ser devorados por la hembra luego de aparearse.