¿Qué comen las babosas?

Las babosas tienen una alimentación muy variada. Preferentemente se alimentan de plantas, pero también pueden consumir frutas, verduras, flores, líquenes, hongos y residuos de animales (carroña). Algunas babosas son depredadoras y comen otras babosas o caracoles.

Babosa comiendo una planta.
Babosa comiendo una planta.

Características de las babosas

Las babosas son moluscos terrestres sin concha (cobertura dura), que habitan en zonas húmedas de cualquier parte del mundo. Poseen una cabeza pequeña y un cuerpo alargado, que mide entre 1 y 15 cm según la especie. En la cabeza se encuentran la boca (con pequeños dientes y lengua dentada) y cuatro antenas sensoriales; en las antenas superiores se encuentran los ojos. El cuerpo posee (detrás de la cabeza) un manto o escudo que protege los órganos principales, un orificio respiratorio y un pie (que es la parte ventral y musculosa del animal).

Son animales de hábitos nocturnos, es decir que salen en busca de su alimento durante la noche y pasan el día en lugares húmedos debajo de piedras, troncos y otros objetos que las resguarden del calor. Una vez que encuentran alimento, las babosas pueden llegar a comer hasta la mitad de su peso en solo una noche.

Las babosas se desplazan poco para buscar alimentos, recorriendo en un día entre 2 y 3 metros la babosa negra y entre 4 y 7 metros la babosa gris. Para desplazarse, las babosas necesitan de la sustancia mucosa que producen con el fin de resbalar sobre la superficie de recorrido.

La actividad de las babosas depende de la época del año, la humedad y la temperatura, ya que necesitan una mínima humedad para producir mucus y poder desplazarse. En períodos de sequía, las babosas se entierran a unos cuantos centímetros por debajo del suelo y se rodean de una especie de “cáscara” que ellas mismas producen. Eso las protege y evita que se sequen y mueran. Mientras viven dentro del suelo se alimentan de las partes subterráneas de las plantas.

Babosas protegiéndose debajo de la tierra.
Las babosas se protegen de la sequía introduciéndose unos centímetros por debajo de la tierra.