Las larvas de las avispas son carnívoras, y son alimentadas por las avispas obreras con insectos (moscas, mosquitos, orugas, arañas) y carroña.

Las avispas adultas, en cambio, se alimentan de líquidos dulces, tales como el néctar de las flores, la miel, la savia de las plantas, los jugos de frutas maduras y las secreciones azucaradas de pulgones.

Una avispa alimentándose de jugo de frutas.
Una avispa alimentándose de jugo de frutas.

Características de las avispas

Las avispas son insectos voladores que habitan en cualquier parte del mundo, excepto en las regiones más frías (como los polos norte y sur). Como todos los insectos, el cuerpo de las avispas se divide en tres partes: cabeza, tórax (sección media) y abdomen (sección posterior), protegidos por un exoesqueleto duro. Poseen grandes ojos compuestos, tres pares de patas, dos pares de alas, un par de antenas y un aguijón (sólo presente en las hembras). Los colores de las avispas varían según la especie, y pueden ser brillantes y estridentes (amarillo, azul o rojo) u opacos (marrón o negro).

Existen más de 100.000 especies distintas de avispas, las cuales caen dentro de dos grupos: las avispas sociales y las avispas solitarias. Las avispas sociales -como las avispas chaqueta amarilla y los avispones- viven en colonias, donde la avispa reina es la encargada de la reproducción y las avispas obreras, de alimentar a las larvas. Las avispas solitarias, en cambio, no forman colonias e incluyen algunos de los insectos de mayor tamaño de la familia de las avispas, como las asesinas de cicada y las halcón tarántula de color azul-naranja, que pueden alcanzar los 3,8 centímetros de longitud.

Una colonia de avispas sociales.
Una colonia de avispas chaqueta amarilla.

Comentarios