La saliva está compuesta por:

  • Agua: 95%
  • Iones cloruro, bicarbonato y fosfato, moco, lisozima, enzimas (como la ptialina y la lipasa lingual), estaterina, calcio y otras sustancias (como inmunoglobulinas específicas, transferrina y lactoferrina): 5%

Todos estos compuestos son los que le dan a la saliva una cantidad muy importante de propiedades, que ayudan al cuerpo con la deglución y digestión de los alimentos, que convierten a la boca en una barrera antibacteriana y antifúngica, que neutralizan el medio ácido producido tras las comidas, que favorecen la cicatrización de las heridas bucales y la mineralización del esmalte de los dientes, que ayudan con la captación del sabor de los alimentos y que al servir como lubricante de la boca permite la articulación de los sonidos que forman el habla.

La saliva cumple un rol fundamental en el buen funcionamiento del organismo.
La saliva cumple un rol fundamental en el buen funcionamiento del organismo.

¿Qué es la saliva?

La saliva es un fluido orgánico que se encuentra en la boca y que es producido por las glándulas salivales. Este fluido es incoloro y tiene una viscosidad que puede variar dependiendo del estado de salud, el momento del día o la hidratación de la persona.

Durante el día se genera entre 1 a 1,5 litros de saliva, siendo producida en un 90% por las glándulas salivales mayores (parótida y submaxilar).

Glándulas salivales mayores.
Glándulas salivales mayores.

La producción de saliva está sujeta al ciclo circadiano, de tal manera que por la noche se segrega una mínima cantidad de saliva.

La excesiva producción de saliva recibe el nombre de sialorrea, mientras que la disminución patológica de la producción de saliva recibe el nombre de hiposalivación o hiposialia.

 

 

 

 

Comentarios