¿Cómo se produce la seda?

La seda es un tejido natural formado por proteínas que se obtiene gracias a unos gusanos mejor conocidos como gusanos de seda. Estos gusanos son “cultivados” desde que son huevos dentro de hojas y luego mientras se produce la metamorfosis a orugas son alimentados con hojas de morera. Luego de 35 días los gusanos (ya orugas) son capaces de fabricar capullos de seda, por eso los productores los “mudan” sobre marcos de caña donde tienen la libertad de fabricar su capullo.

Luego de que los gusanos terminan de hacer el capullo la mayoría son ahogados en agua hirviendo (algo que se critica desde los organismos de protección animal) y solo algunos pocos son retirado con cuidado de los capullos para dejarlos transformarlos en oruga y así obtener nuevamente huevos de gusano.

Luego de ahogados cada capullo es seleccionado y comienzan a cepillarse para encontrar los filamentos. Los filamentos se enrollan y de los mejores se llegan a obtener hasta 1500 metros de hilo de seda.

Fabricacion de Seda

(Capullos de seda)

Existen igualmente varios artrópodos que pueden producir seda las cuales son: Arañas, larvas de frigáneas o embiópteros. La fibra de seda cuenta con una sección transversal triangular en sus esquinas, lo que hace que sea posible reflejar la luz en varios ángulos, de esta manera se genera en la sed un brillo natural. La textura de la misma es bastante suave y lisa, aunque no es resbaladiza como por ejemplo lo son las fibras sintéticas. La seda es una de las fibras naturales más resistentes que existen, sin embargo cuando la misma esta húmeda pierde al rededor de un 20% de su fuerza.

A pesar de esto tiene una buena capacidad para recuperarse de la humedad y cuenta con una elasticidad que es bastante pobre, es sensible a la luz solar, por lo que es posible que su estructura se vea comprometida si se expone demasiado tiempo al sol, es posible acumular cargas eléctricas con seda ya que es un conductor bastante pobre de electricidad. Una curiosidad es que una gasa de seda sin lavar es posible que se vuelva más pequeña, hasta un 8% del tamaño original.