Normalmente y por tradición se conocen cuatro tipos de fase lunar:

LUNA NUEVA: ocurre cuando la Luna se sitúa entre el Sol y la Tierra. La parte iluminada de la Luna está en su parte posterior y, por lo tanto, no es visible a simple vista. Esta fase dura un día cada mes. A esta Luna también se la conoce como Novilunio, Luna Nueva Astronómica o Luna Negra.

Luna Nueva.
Luna Nueva.

CUARTO CRECIENTE: ocurre cuando la Luna se encuentra en un ángulo de 90 grados con respecto al Sol y la Tierra. En esta fase la Luna se observa con la forma de una “D”, con una una mitad a oscuras y la otra mitad iluminada. Esta fase permanece durante 13 días.

Cuarto Creciente.
Cuarto Creciente.

LUNA LLENA: ocurre cuando la Luna se encuentra en un ángulo de 180 grados respecto del Sol. En esta fase el Sol ilumina de frente toda la cara de la Luna por eso la vemos “llena”, redonda. Esta fase se extiende de 3 a 4 días. A esta Luna se la conoce también como Plenilunio.

Luna Llena.
Luna Llena.

CUARTO MENGUANTE: ocurre cuando nuevamente la Luna se encuentra en un ángulo de 90 grados con respecto al Sol y la Tierra. En esta ocasión, la cara de la Luna que se ilumina es la otra, formando esta vez una “C”. Esta fase, al igual que la Cuarto Creciente, permanece durante 13 días.

Cuarto Menguante.
Cuarto Menguante.

¿Qué son las fases lunares?

Las fases lunares son los cambios aparentes de la parte iluminada de la Luna, que se deben a su cambio de posición respecto de la Tierra y el Sol.

La Luna tarda 29,5 días en dar una vuelta completa alrededor de la Tierra, por lo que realiza 13 vueltas en un año. El ciclo completo de la Luna se llama mes lunar o sinódico.

 

 

 

Comentarios