Para respirar debajo del agua los peces han desarrollado branquias. Las branquias son órganos que captan el oxígeno disuelto dentro del agua de ríos y mares.

Gracias a los capilares en las branquias es posible que el pez pueda absorber oxígeno y liberar dióxido de carbono (por eso mismo son tan rojas). El proceso es bastante similar al que se efectúa en los pulmones de los animales con las diferencias del medio de intercambio (agua en lugar de aire).

(Branquias en un pez)

Las branquias esta entonces ubicadas entre lo que es la boca y la faringe, en este lugar es por donde el pez toma oxígeno para respirar. El agua lo que hace es ingresar por las branquias cuando la boca se abre y los vasos sanguíneos que se encuentran ahí toman el oxígeno para luego trasportarlo hacia la sangre.

En los peces más comunes, osea los óseos, tienen los mismos unas branquias que se llaman opérculo. Una vez que el pez abre la boca, el opérculo se cierra y lo que hace esto es mantener el agua en la misma, cuando la boca se cierra el opérculo hace lo contrario y de esta forma el agua puede llegar a las branquias, en donde el oxígeno se lleva como dijimos anteriormente a la sangre por los vasos sanguíneos.

Hay que tener en cuenta que existen una gran variedad de peses y por ejemplo el atún no tiene un sistema tan desarrollado como el que comentamos anteriormente por lo que deben dejar su boca más tiempo abierta para que de esta forma el oxigeno pueda llegar a la sangre.

Comentarios