Los animales son consumidores (ya que no pueden crear sus propios alimentos como sí lo hacen las plantas) y dependiendo de qué se alimentan se les llama: herbívoros, carnívoros u omnívoros.

Los herbívoros son los animales que se alimentan solamente de plantas. Entre estos animales se encuentran la jirafa, la vaca, el caballo, el conejo, entre otros. Algunos herbívoros se pueden clasificar en: frugívoros (comen mayormente frutas, como ciertos tucanes y murciélagos) y folívoros (comen especialmente hojas, como los koalas y las iguanas). En la cadena alimenticia, los herbívoros son los consumidores primarios.

La cebra es un animal herbívoro.
La cebra es un animal herbívoro.

Los carnívoros son aquellos animales que se alimentan de la carne de otros animales. Estos animales desarrollan una serie de adaptaciones que le permiten llevar a cabo su cacería, como sus sentidos del olfato y el gusto, su dentadura y garras. Entre estos animales se encuentran el león, el tigre, el lobo, el puma, entre otros. En la cadena alimenticia, los carnívoros son los consumidores secundarios.

La chita es un animal carnívoro.
La chita es un animal carnívoro.

Los omnívoros son los animales que se nutren de alimentos de origen animal y vegetal, esto constituye una gran ventaja ya que pueden sobrevivir en cualquier medio. Entre estos animales se encuentran el cerdo, el avestruz, el oso, la gallina, entre otros. Los omnívoros normalmente se encuentran en una situación intermedia en la cadena alimenticia, ya que estos animales son depredadores y al mismo tiempo presas.

La ardilla es un animal omnívoro.
La ardilla es un animal omnívoro.

 

¡Valora el artículo!

Comentarios