En las montañas, el agua siempre hierve a una temperatura menor a la de 100°C y depende de la altura a la que se encuentre tomando como referencia el nivel del mar.

El agua en las montañas

Mientras mayor sea la altura con respecto al nivel del mar, la presión atmosférica disminuye de forma progresiva y con esto también la temperatura de ebullición del agua. De esta forma, el agua hierve a una temperatura de 100°C al nivel del mar y mientras más nos elevemos, el punto de ebullición será menor.

Así, por poner un ejemplo, en la cima del monte Everest, el agua hierve tras alcanzar los 70°C debido a que la presión existente en el monte Everest es de aproximadamente un tercio de la que existe en el nivel del mar, lo que hace que las moléculas de agua se dispersen con menor energía.

ebullición del agua en las montañas
En las montañas el agua hierve a menos de 100°C

Ebullición del agua en las montañas

El punto de ebullición del agua está siempre asociado a la presión del aire, sin importar el lugar en el que nos encontremos. En las zonas más altas de las montañas, la presión del aire es menor por lo que el empuje hacia abajo del agua en el recipiente que lo contenga también lo es; este proceso desencadena la disminución del punto de ebullición del agua.

Haciendo un simple experimento se puede demostrar esta teoría, un huevo alcanza la cocción en alrededor de 3 minutos estando a nivel del mar (en agua hirviendo a una temperatura de 100°C), sin embargo, si se quiere alcanzar el mismo nivel de cocción estando a una altura mucho mayor se necesitarán más de 3 minutos para que se logre debido a la disminución en el punto de ebullición del agua.

Cocinar en la altura

Si se quiere cocinar en la altura se debe tener especial cuidado con los tiempos de cocción ya que, como vimos, estos varían respecto al nivel del mar. De cualquier forma, la práctica hará que los platillos que se preparen en la altura se vean exactamente igual que aquellos preparados a nivel del mar.

Comentarios